La fase de pre-producción es una de las más extensas e importantes en el proceso de la organización de un evento y es fundamental para que el “día del D” sea un éxito. Es durante este periodo cuando se tienen en cuenta todos los aspectos básicos y se determinan las cuestiones específicas que vamos a necesitar resolver para llevar a cabo el proyecto.