CUATRO ESTACIONES Y UN ARMARIO DE COLORES

Y de repente apareciste en mi camino, te colaste en mis planes…¡Madrid!

Jugamos a soñar despiertos y llegan a mi vida las oportunidades que aportarán alegría, belleza, pero también están los momentos duros y tu mundo se para, y dejas de pensar en ti, de creer en ti.