NO HAY EDAD PARA LA MODA

Dicen que los 40 son un punto de inflexión en la vida. Yo la verdad, ni me he enterado de que han llegado, han pasado ¡zas!

Actualmente estoy en una etapa de mi vida en la que valoro muchísimo el tiempo. Qué gran verdad, que el tiempo es oro. Ese tiempo lo quiero gastar con gente a la que quiero, hacer cosas que me aporten felicidad y una de ellas ha sido hacer el curso de Elle en la Universidad Complutense de Madrid. Desde que tengo uso de razón la revista Elle siempre ha estado en mi vida. Mi madre no compraba revistas del corazón, sino revistas de moda y Elle siempre ha sido una referente para mí.