Cuando me llegó el correo que ponía que había sido seleccionada para entrevistar a Ailanto en el backstage de la MBFWM, literalmente yo estaba entre: ¡No me lo creo! ¿Qué voy a preguntar? ¿Estoy a la altura? ¿Y si… me bloqueo? En verdad me pasaron muchas cosas por la cabeza, nunca había hablado delante ante las cámaras, con diseñadores de cierto nivel y en un entorno tan “especial”. Pero mis miedos no me pararon: deseaba vivir esta experiencia y disfrutar del ambiente que más me gusta y en el que quiero trabajar en un futuro.